Angélica Villa, hace bailar a niños con autismo y síndrome de Down


Angélica Villa es una joven psicóloga y bailarina, que con su entusiasmo y pasión les transmite el amor por la danza a niños y adolescentes con autismo y síndrome de Down.

Al salir de la universidad se enfocó en trabajar con niños en educación especial, desde hace cinco años trabaja en Teletón, en sus ratos libres les da clases de zumba al grupo de niños que tiene a su cargo y hace apenas algunos meses decidió iniciar su propio proyecto: darle clases de baile a niños con estos padecimientos.

Sus clases no son una terapia como tal, la idea es que se diviertan, se distraigan, hagan ejercicio y sobre todo sacarlos de su rutina médica ya que estos niños pasan la gran mayoría del tiempo en terapia. Es un proyecto en el que los papás de los niños pueden estar presentes.

“A los niños con autismo se les dificulta la socialización, pero a pesar de eso noté que se reían y disfrutaban con la música y sin duda a los niños con síndrome de Down les fascina bailar, entonces pensé que el baile podía funcionar como una terapia alterna, fue así como decidí comenzar con las clases de baile para ellos.

Además me nació hacerlo porque no he visto muchos proyectos de baile que se enfoquen en personas con discapacidad, es muy difícil. Lamentablemente no hay muchos maestros de baile que se animen a dar clases como esta. Me encantaría que muchos profesores se quisieran integrar al proyecto, que pudieran darse cuenta que no es tan complicado y la recompensa es enorme”

“Los papás se han quedado sorprendidos de las habilidades que tienen sus hijos, se han dado cuenta que pueden lograr muchas cosas que ellos ni imaginaban”

La idea no solo es quedarse en las clases, sino primero prepararlos, montarles coreografías y posteriormente presentarlas en algún social o tardeada.

El sueño de Angie a mediano plazo es formar un grupo de baile con estos niños y presentarse en congresos nacionales y, ¿por qué no? internacionales de salsa.

“Muchas veces a los terapeutas y a los padres de estos chiquitos se nos olvida que son niños, que necesitan reír, gritar como cualquier otro niño, así que el objetivo más importante de esta actividad es hacerme cargo de que se diviertan, porque nos arrastramos, jugamos”

NOTA:

Las clases se imparten para:

Niños con autismo de 3 a 12 años de edad, adolescentes con Síndrome de Down de 13 a 18 años

Miércoles 5 a 6 pm.

Sede: Allende 240, Col. Clavería, Azcapotzalco.


Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.