Cómo entrenar a tu dragón, la trilogía de los ciclos de la vida


No a todo el mundo le gusta el género de la animación; quizás porque lo asocian a las caricaturas de niños. Sin embargo, la animación permite contar historias de todo tipo que nos mueven emociones y evocan recuerdos vividos, de allí que la última entrega de esta trilogía animada se puede apreciar sin tener a un niño al lado.

Aún cuando tiene lugares comunes, como la mayor parte de las películas gringas, la historia tiene varios puntos rescatables: los ciclos de la vida, la evolución y la madurez del ser humano, el trabajo en equipo, la tolerancia, la aceptación y adaptación por tener una condición especial (la pierna que pierde Hipo y la aleta que pierde Chimuelo) y del sacrificio propio en pro del amor o amistad.

Desde la primera película nos muestran conflictos naturales en todas las relaciones de familia, y cómo van resolviendo sus diferencias y su grandes temores padre e hijo; cuando se conocen Hipo y Chimuelo; la relación con sus amigos y sus aventuras, que no puedes evitar encariñarte con los personajes, ya que siempre están guiados por el amor y la lealtad.

En la segunda película, entra en acción la madre de Hipo que los había abandonado, y otra vez Hipo se enfrenta a que con cada pérdida hay una ganancia y con cada ganancia hay una pérdida, para concretar en esta tercera entrega donde se aprecia la total evolución tanto de la animación como de los personajes en su particular historia.

Este es el punto donde la animación ya no es sólo para niños, sino que se abre a contarnos visualmente el proceso de madurez de un ser humano preocupado por su entorno, guiado amorosamente por su madre, a través de sus frustraciones y miedos para lograr ser un buen líder para su comunidad. Nos muestra un Hipo que ya no es un niño jugando con su dragón, el momento en que tiene que aceptar que por el bien de su comunidad tendrá que reconocer que no es infalible.

Es una película que entre chiste y chiste, enaltece valores como la amistad, la lealtad, el trabajo en equipo, y el como la correcta pareja puede potenciar tu ser y tus habilidades.

Y el final, para quién siguió la trilogía y la serie de aventuras, cierra bonito. Y para los que tenemos hijos además, te identificarás con un pequeño suspiro aceptando que los ciclos de la vida se abren y se cierran y que hay que vivirlos al máximo.

Definitivamente es una historia de vida adornada con fantasía.

Por si quieres conocer más, esta trilogía de películas está basada en los libros de Cressida Cowell.


15 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.