La magia y la felicidad del orden

Actualizado: ene 8


Cuando estábamos planeando la edición no. 32 de la revista, nos ocupaba un pensamiento recurrente a cada cambio de año: ¿cómo lograr que los propósitos de año nuevo sean integrales y realmente se cumplan? Enero comienza con mucha "enjundia" y para después de la candelaria se van diluyendo y regresamos a ser guajolotes sin cabeza, corriendo sin ton ni son. Entonces... ¿qué es lo que hace falta?

Llegamos a la conclusión que antes de cualquier propósito se encuentra una de las mejores virtudes: ORDEN, que curiosamente a la par de nuestra publicación, Marie Kondo, una linda y pequeña japonesa, comenzó a tener popularidad internacional por sus publicaciones que versan en cómo conseguir orden en nuestros espacios, casa, oficina, etc. a través de seleccionar los objetos que nos hacen más felices a los que no.

Hablando ya en primera persona, les confieso que soy una desordenada en rehabilitación, entre nuestro artículo de la virtud del mes, y seguir el método KonMari, pude darme cuenta de que va más allá de "doblar bonito la ropa" o de la limpieza física donde vives o trabajas; sino que el orden es tranquilidad mental al tener cada cosa en su lugar y distribuir correctamente el tiempo y actividades. Si tomamos el ordenar diariamente como un juego y como un hábito, también nos ayudará a tener un dominio de uno mismo para no caer en procastinar las tareas hasta que se acumulen y ahora sí, sea toda una odisea vencer la flojera para recoger y limpiar.

Obviamente, esto nos hace ganar tiempo y así podemos enfocarnos mentalmente en las metas u objetivos que queremos lograr.

El ordenar nuestros objetos, es mirarnos en un espejo para reflexionar si estamos consumiendo demasiado, si ese consumismo es para tapar vacíos existenciales, escasez en la infancia, falta de amor por parte de los padres, amor propio, etc. y por otro lado, nos muestra los apegos que hay que trabajar: miedos, nostalgia, el por qué cuesta demasiado desprenderse de un objeto que tuvo un momento significativo, pero que ya fue, y que no regresará; no hay casa u oficina que aguante guardar "todas las muñecas feas" olvidadas en un clóset.

Aún teniendo gente de ayuda en la limpieza de la casa o asistente en la oficina, el ordenarnos es responsabilidad propia, y de la misma manera aplica para los integrantes de una familia, como mamás y papás debemos enseñarles desde pequeños a los niños a ser responsables de sus objetos personales y procurar el cuidado de toda la casa.

Así que por lo menos yo, mi propósito real de este año 2019 es lograr ese orden, para ahora si, poderme concentrar en deseos y actividades particulares, siguiendo las recomendaciones de nuestros especialistas.

*La edición no. 32 de Revista Encuentros está dedicada totalmente a ayudar a lograr tus propósitos físicos y espirituales.

*Los libros de Marie Kondo son: La magia del orden 1 y 2, y tiene un programa en Netflix que se llama A ordenar.

#saludemocionalfemenina #emocionespositivas #filosofía

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.