11 TIPS para su vida profesional


Tus hijos han pasado ya la adolescencia y se enfrentan al momento de las decisiones importantes: ¿Qué carrera elegir? En este momento te toca a ti orientarlos para que no dejen trunco este camino.

1) Orientarlos sin forzar su decisión

Hay que aprender a distinguir:

A) Orientar es hacer ver las ventajas e inconvenientes, aconsejar con base en la experiencia o sugerir situaciones que hacen conveniente algo.

B) Forzar es manipular, callar ventajas, exagerar dificultades, provocar lo que nos interesa. Es muy convincente que hagamos saber a nuestro hijo que no tratamos de influirlo, sino de ayudarlo, para que no tome una postura de defensa o rechazo ante nuestras sugerencias.

2) Destaquemos que su profesión y eventualmente su trabajo, es la primera decisión trascendente que toma en su vida

Llega un momento en el que los papás ya no pueden ni deben decidir por él. Hay que ayudarle, en primer lugar, a que elija por sí solo, pero que sea una decisión muy pensada, no empujada por los comentarios de los amigos, o por un idealismo simplón o postura sentimental nacida de la imaginación.

3) Si desea ser barrendero, adelante… pero un buen barrendero

Preferir lo que se desea, aunque no llame la atención. Pero buscar la excelencia, para no perderse en la vulgaridad de la masa.

4) La mano de obra familiar es la más barata

Evitemos el chantaje de hacer que el hijo opte por la profesión del padre con miras a solucionar sus problemas laborales. Hay que pensar en la vida del hijo, no en la del padre.

5) “Me gustaría que mi hijo fuera...” “Me gustaría que mi hijo no fuera...”

Nunca debe decirse esto: En ocasiones los padres buscan realizar en los hijos las ilusiones que ellos no lograron. Esta actitud provoca un influjo subconsciente que bloquea las auténticas inclinaciones del hijo.

6) Lo más importante en la vocación profesional no es el dinero

Insistamos: Lo mas importante es que el hijo haga lo que le ayude a auto-realizarse y no sólo lo que le deja buen dinero. Pero también conviene considerar si podrá vivir con esa profesión, de lo contrario, va a encontrar serias frustraciones y acabará por dedicarse a otra cosa para subsistir.

7) Es de sabios cambiar oportunamente

Hay ocasiones en que conviene cambiar de profesión. Pero también hay individuos que necesitan firmeza para no estar cambiando por capricho, pues tienen la capacidad para seguir adelante. De cualquier forma, si nuestro hijo decide cambiar de carrera, demos apoyo en vez de reproches.

8) Procuremos que los hijos hagan una prueba de aptitudes y capacidades

Es muy aconsejable. Puede elegir una profesión sin tener las capacidades. Es muy fácil hacerlo en una universidad o en centros de análisis psíquico. No es caro y el gasto bien se compensa con la confianza que da elegir un futuro sin arriesgar demasiado.

9) Cualquier ocupación es redituable

El dinero no es lo más importante en la vida. ¡Cuánta gente adinerada es infeliz y cuánta gente modesta vive plenamente su auto-realización!

10) En una cabeza joven, es fácil meter temores

El respeto deberá ser siempre la ley que marque las intervenciones de los papás en las decisiones profesionales o laborales del hijo.

11) ¿Y si quiere ser sacerdote o monjita?

La vocación religiosa es una llamada de Dios. Es dedicar toda la vida a difundir los valores religiosos en el mundo. Podemos favorecer u obstaculizar esta inclinación. El respeto es nuevamente la ley que determina el trato correcto.


10 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.