¿Quitar o dejar ir el pañal? No hay por qué angustiarse si tu hijo no está listo aún


Escribo esto a partir de mi práctica profesional pero sobre todo a partir de mi experiencia como mamá y de las experiencias que he leído y escuchado con respecto a este tema.

Lo escribo ahora que he vivido este proceso con mi "conejillo de indias". Así que todo lo mencionado aquí ha sido probado de primera mano. Espero pueda ayudar a muchas mamás a que este proceso sea mucho más sencillo de lo que se puede pensar que es. Lo primero es aclarar el uso del lenguaje. No es lo mismo "quitar el pañal" que "dejar el pañal". Lo primero implica una decisión arbitraria. El niño va a dejar el pañal cuando esté listo.

Pero... ¿Cuándo es eso?

NO ESTÁ LISTO:

*Solo porque ya cumplió "x" edad

*La guardería/escuela decidió que ya es tiempo

*Porque ya hace calor y el clima es adecuado

A veces creemos que porque se jala el pañal y no lo quiere usar, porque dice pipí, porque ya aprendió a brincar es el momento para dejarlo y no necesariamente. Si el niño está listo a los 3 años y yo lo quito a los 2 años y medio, probablemente pase 6 meses con accidentes. Así que adelantarnos no nos traerá ningún beneficio, al contrario. Y si lo logra es probable qué más adelante tenga regresiones.

Entonces, ESTAR PREPARADO para dejar el pañal involucra varios aspectos:

*Físico: correr, el famoso brincar con los dos pies, tener ciertas habilidades para vestirse y desvestirse (puede ser con ayuda).

*Lenguaje: es capaz de comunicar sus necesidades (sed, hambre, juego). No tiene que ser verbalmente.

*Emocional: Este es el más IMPORTANTE, tiene que ver con la disposición que muestra el niño para dejar de usar el pañal y las situaciones emocionales que están presentes como: cambio de casa, perdidas, llegada de un hermano, viajes, entrada a la escuela, dejar otros objetos de apego (mamila, chupón, cuna).

También se toma en cuenta la disposición de los cuidadores principales (papás, abuelos, nanas, maestros). Platicar con nuestro hijo acerca de que va a dejar el pañal es indispensable antes de comenzar. El control de esfínteres en el día y en la noche pueden suceder en momentos diferentes. Inclusive con meses de diferencia. La pipí y la popó también pueden controlarse en momentos distintos.

Es muy común que tengan temor en "dejar ir" algo que consideran cómo parte de ellos y esto les genere angustia. Podemos insistir un poco pero sin presionar demasiado. Cuando un niño está listo prácticamente no es necesario ningún incentivo externo. Por el contrario, cuando lo quitamos anticipadamente por más cosas que hagamos nuestro hijo seguirá teniendo accidentes. No es cuestión de paciencia y de "chutarse" meses limpiando y lavando. Por lo mismo en este escrito no encontrarás "tips".

La clave y lo más importante es: ESPERAR A QUE EL NIÑO ESTÉ LISTO. No hay prisa. Si es el momento adecuado, los accidentes serán mínimos y será cuestión de días o semanas para que lo logre.

Algo que comúnmente se cree es que si empezamos por ningún motivo debemos regresar al pañal. Esto es falso. SE VALE EQUIVOCARSE Y DECIR: "Pensé que estabas listo para usar calzón pero me equivoqué vamos a regresar a usar el pañal y en un tiempo lo volvemos a intentar" (por supuesto no vamos a estar haciendo eso cada semana, si nos damos cuenta que no está listo debemos esperar por lo menos un mes).

Cada niño es diferente y por lo mismo OBSERVAR a nuestro hijo y ver que necesita ÉL es lo importante.

Algunas sugerencias que pueden apoyar el proceso de control de esfínteres si el niño esta listo son:

*Qué escoja sus calzones

*Dejar que decida si quiere hacer en una bacinica o en el escusado, sentado o parado

*Si hay un accidente reaccionar tranquilamente y ayudarlo a cambiarse y a limpiar

*Leer cuentos relacionados al tema

*Evitar comparaciones "mira es más chiquito y ya va al baño"

*Preparar su entorno para que si hay accidentes, disminuyamos nuestra frustración por limpiar (tener mudas a la mano, protector de colchón, en la silla del coche se pueden utilizar los primeros días de viajes más largos pañales de adulto, etc.)

En la noche:

*Moderar el consumo de agua, si esta listo no es necesario que deje de tomar líquidos a partir de "x" hora

*Dejar lista una muda por si tiene algún accidente

*Llevarlo al baño antes de acostarse

El dejar el pañal debe ser un proceso que le genere al niño una sensación de logro y satisfacción. En el camino puede haber sentimientos encontrados porque aún cuando es motivo de alegría también implica crecer y eso a veces duele también. Acompañemos a nuestro hijo de forma amorosa y respetuosa. Repito: No hay ninguna prisa, todo a su tiempo.

Escrito por: Tere Pimentel Psicóloga, Lic. en Educación Preescolar, Terapeuta humanista y mamá

#controldeesfinteres #crianzaamorosa

11 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.