10 sencillas acciones para criar “hombres de bien”


Actualmente nos enfrentamos con infinidad de historias violentas y agresiones, muchas enfocadas a la mujer, sería adecuado preguntarnos, ¿qué cambios nos toca hacer para cambiar lo que vivimos? ¿cómo podemos enseñar a nuestros hijos a ser personas conscientes, que sobre todo muestren respeto hacia la mujer, que se puedan expresar sin agredir ni lastimar, y que sean capaces de conocer y manejar sus emociones?

En las casas donde se vive estrés constante y los niños respiran ese ambiente a diario, tienden al “acting out”, que es la expresión desenfrenada, impulsiva y sin control de las emociones.

Para evitar esto, lo primero es convertirnos en padres conscientes, logrando reconocer nuestros sentimientos y emociones, atrevernos a hablar abiertamente de eso con ellos, platicarles de algunas dificultades que enfrentamos cotidianamente y como las podemos resolver o no, así será más fácil hablar con ellos de cualquier tema, como depresión, ansiedad para que no tengan miedo de solicitar ayuda cuando lo requieran.

Como adultos es importante ser capaces de pedir ayuda cuando sea necesario, así podremos actuar desde el ejemplo, ellos actuarán dependiendo de cómo nos manejamos en la vida, como reaccionamos y tratamos a los demás

Es por ello que a través de nuestro ejemplo, todos los días podemos hacer pequeñas acciones que convertirán en futuro a nuestros hijos en hombres de bien.

  1. Desmentir el estereotipo irreal de la mujer: El hecho de mostrarle fotos a nuestros hijos de mamá, los ayudará a observar cómo ha cambiado con el paso de los años; cuando ven únicamente programas de televisión, películas y/o telenovelas, se les están mostrando únicamente estereotipos de la mujer que la mayoría son irreales, o mujeres de ficción.

  2. Demostrar que la mujer no es un objeto: se puede hacer a través del ejemplo, al darse cuenta como papá trata a mamá, la manera en que respetuosamente le expresa su amor, la manera en que en casa se habla de la mujer y no se critica a nadie por sexo, color o condición física.

  3. Evitar comentarios repetitivos sobre la belleza y el físico: halagar a las hijas únicamente por sus atributos físicos sienta precedente de lo que importa. Resaltar quizá otras cualidades como las virtudes o los valores de cada miembro de la familia ayudará a que los niños enfaticen en el verdadero valor de las personas.

  4. Evitar programas de televisión no aptos para su edad: Además de evitar programas con escenas innecesarias que solo despiertan inquietudes que ellos aún no comprenden, también es importante limitar el contenido de VIOLENCIA al que están expuestos todos los días; ya bastante vemos en los noticieros, como para agregar más impacto a través de películas y videojuegos violentos, además de que eso limita su capacidad para desarrollar habilidades sociales y de convivencia sana con otros. El Dr. Leonard Sax, recomienda propiciar el juego fuera de casa, en el patio, jardín, o parque. De ahí la importancia de la actividad física.

  5. Ayudarlos a reconectarse con su parte femenina: mamá es la figura que protege y cuida, y papá quien ama, juega y es divertido. Mamá puede ayudar a que los niños expresen adecuadamente sus emociones, a llorar cuando sea necesario, reír cuando toque y a enojarse sin lastimar a otros, canalizando las emociones en el deporte o juego, incluso con actividades terapéuticas como gritar, llorar, etc., y papá les enseña a resolver problemas, a asumir las consecuencias y a ser hombre, incluso cuando se equivoca. El padre muestra su compasión y los hace compasivos, muestra su comprensión y apoyo cuando ayuda al desvalido y de esa manera está formando hijos que son capaces de sentir y no quedarse viendo.

  6. Comer en familia: Comer en familia es más importante de lo que pensamos, sino se puede hacer a diario, podemos hacerlo algunas veces por semana, pero con toda la presencia; sin teléfonos ni televisiones encendidas.

  7. Compartir tiempo de calidad: jugar con papá en la tierra, ir de campamento, hacer actividades al aire libre, o hacer cosas de “hombres”, es darles el mensaje de fondo “TÚ ERES IMPORTANTE”.

  8. Evitar la competencia: hay familias en donde TOOODO ES COMPETIR, quien llega primero, quien come mejor, quien termina, etc.. ya bastante competencia hay afuera. Olvidamos que cada quien es bueno para lo que sabe hacer y no para todo, y que hay cosas trascendentes.

  9. Evitar el conflicto: Preguntando a los hijos las cosas que más les molestan, ellos frecuentemente responden que los padres discutan. El conflicto es inevitable, pero no eterno ni constante. Hay momentos y no precisamente frente a los hijos para hablar de lo que no nos gusta, el hecho de discutir les agrega mucho estrés a su vida y les enseña que pelear es normal en las relaciones de pareja.

  10. Evitar hablar mal de las personas: Dedicarle tiempo al chisme, les enseña a nuestros hijos únicamente a no tratar a otros con respeto.

Y como los papás nos equivocamos, podemos tomar como ejemplo un momento en el que hayamos fallado o no actuado de la mejor manera para comentarlo con ellos y conversar en familia ¿qué hubieran hecho ellos y cómo mejorar? De esa forma incluso influimos en su capacidad de tomar buenas decisiones.

Así que si eres papá o mamá, como yo, a seguir día a día aprendiendo y dedicando lo que eres con todo el amor del que eres capaz.

ncanseco@excelenciapersonal.org.mx

www.excelenciapersonal.org.mx

#educar

29 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.