Patty Garza, filosofía con mucho ¡¡¡¡punch!!!!


Patricia Rebeca Garza Peraza (ese es su nombre de pila) todo un estuche de monerías pues es mexicana, esposa, estudió la licenciatura, maestría y doctorado en filosofía, (ahí nomás, para darse un quemón). Esta mujer nos habla de sus pasiones, niñez, cómo es que a través del cristal de su profesión, encuentra la verdad y sentido de vida influyendo en los medios de comunicación y el mundo empresarial.

¿Cómo nació tu interés por la filosofía?

Honestamente, porque me equivoqué de mesa, jajaja.

Ya había hecho exámenes de admisión para la carrera de Relaciones Internacionales y me habían aceptado en la UNAM y en la IBERO, pero quise ir a la Universidad Anáhuac para conocer los planes de estudios; pero me equivoqué y me senté en la mesa de filosofía. Platicando con el director de carrera, me empezó a contar lo que era la filosofía y sorprendida le pregunté: y ¿eso es un carrera? Eso es lo que yo quiero en la vida, yo no sabía que existía, pero ahora que lo sé, eso quiero.

Mi familia es de artistas, de escultores, había ya una sensibilidad en torno a lo que es el ser humano, que estaba muy ligada a la filosofía, a las humanidades, la historia; la teología; la verdad es que me ha llenado muchísimo.

¿Cómo eras de niña, tenías algún rasgo qué mostrara que estuvieras filosofando?

Sí, más de lo que te imaginas. Fíjate que cuando estaba en la primaria, y esto es algo que nunca antes lo había contado, mandamos a imprimir camisetas con las caritas dibujadas de toda la generación y a mí me pusieron en la luna, de momento eso me ofendió muchísimo; ahora con los años entiendo que desde chiquita estaba en la luna, porque estaba filosofando constantemente, aparte me preguntaba todo, era una niña profundamente preguntona. ¿Por qué esto? ¿Por qué aquello?

A veces me quedaba absorta pensando en cosas que a nadie más le importaban como ¿esto está existiendo en este momento... o es un sueño? por ejemplo. Ahora entiendo porque me pintaban en la luna (ríe).

¿Cómo organizas tu tiempo para conciliar tu vida profesional y familiar?

La verdad mi esposo es un muy buen esposo, me ayuda muchísimo y me permite muchas cosas, porque además del radio, doy clases, conferencias y cursos. Pero de qué ¡alguien tiene que trapear, alguien tiene que trapear! Y ¡de que alguien tiene que barrer también! Y muchas veces soy yo (ríe).

En este sentido las mexicanas somos súper mujeres cuando queremos y eso nos da el impulso para hacer de todo, pero también nos cansamos.

¿Cómo te sobrepones ante esta apabullante realidad?

Bueno, es como el médico, el trabajo está en el trabajo y a la casa llevas tu vida normal, porque si te llevas todos los problemas te iría muy mal. Tienes que dejarlos.

Yo utilizo la visión de ser filósofa, le llamamos salir de la caverna, ¡Claro! Basándonos en el mito de Platón, es ver al mundo diferente. Ves la verdad o por lo menos en todo lo que haces la vas buscando, esa es la maravilla de la filosofía y en efecto, no todo el mundo la quiere buscar, no todo el mundo quiere ver la verdad porque la verdad duele y lastima los ojos y porque no también, el alma. Ese es el camino del filósofo.

Mi trabajo los lunes de filosofía en Hombre Nuevo Digital es ayudar a las personas a abrir los ojos, a ver la verdad, porque eso también ayuda a entender la realidad que te rodea y a apreciarte más a ti mismo. Por eso es tan importante la dignidad, el valor; el civismo; la ética; las virtudes todo eso es parte de la filosofía.

¿Cómo se da esta aplicación en la realidad y sobre todo en la realidad de la vida laboral en las mujeres que somos madres?

Creo que en el mundo actual hay trampas para las mujeres. Porque los parámetros del mundo te dicen que tienes que ser “todóloga” y ser perfecta en todo. La mejor ejecutiva, la mejor mamá, la mejor esposa, y eso nos lleva a la desesperación, al cansancio, y muchas veces, a la depresión, porque nadie es perfecto.Eso sería lo primero que tenemos que entender.

Honestamente no hay una solución, y menos inmediata, es muy difícil ser mujer, elegir y renunciar, uno tiene que saber qué elige y a qué renuncia porque no se pude tener todo.

El papel de las empresas en este tema es muy importante porque las empresas actualmente llaman a filósofos, se están sensibilizando muchísimo más para entender al ser humano. ¿Quién estudia el ser humano como tal, en su antropología filosófica? Pues el filósofo. Entonces cómo vas a guiar, cómo vas a ser líder de personas si no sabes quiénes son las personas.

Eso es algo que podemos hacer entrar a la empresa, explicar cómo es el ser humano, cómo es la antropología propia del hombre, y de la mujer, porque no podemos negar de que somos seres sexuados y con ello tenemos responsabilidades defectos y virtudes pero hay que comprenderlas. Una vez que comprendemos muy bien la estructura del ser humano, podemos aplicar estrategias en torna a la virtud y a la realización y a la transformación del mundo que nos rodea al tiempo que nos transformamos a nosotros mismos.

Esta filosofía tan humanista ¿no afecta la productividad y rendimiento económico de las empresas?

Nooo, fíjate que al contrario, la felicidad vende. La realización vende. Porque todo el mundo quiere ser feliz, entonces ¿por qué no trabajar sobre eso? No se trata únicamente de la adquisición del poder, si no de dar un verdadero fondo y contenido. No están peleados para nada la productividad y el bienestar, al contrario pueden ofrecerse mucho el uno al otro.

¿Cómo ves a la familia en general?

Para mí la familia en este último año de mi vida ha sido mi tema crucial. Todos los días de lunes a domingo, el tema principal ha sido la familia. Claro que sabía que era importante yo propuse el nombre Somos Familia, pero nunca me había dado cuenta de lo importante que es. La familia es el hospital de las heridas afectivas, todos los problemas del ser humano, todos lo problemas que tenemos en la ciudad y en el mundo, —me atrevo a decir— son heridas y problemas que no se solucionaron en la familia. Si la familia tuviera más cuidado, si la protegiéramos más, se solucionarían grandes problemas que nos acongojan, por eso tan importante no sólo como la célula de la sociedad si no como la posibilidad de hacer un mundo mejor, de no sentirnos solos, de curar y arreglar nuestros problemas con las personas que más amamos, aunque desafortunadamente no es la realidad.

¿Cuáles son lo enemigos de la familia?

El egoísmo, el miedo a pedir perdón; hay más enemigos; pero sobretodo la soberbia nos hace creer que no la necesitamos, que solos somos mucho más.

Una última reflexión para nuestros lectores

Tenemos poco tiempo y nuestra capacidad de atención la ponemos en cosas que no valen la pena, cosas que no tienen un contenido verdadero de valor. Vale la pena enfocar nuestra atención en medios de comunicación que aporten más, como la Revista Encuentros.

#PattyGarza #filosofíadevida

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.