Las peores madres del cine


No cabe duda que la maternidad ha sido uno de los temas preferidos del cine. Quién puede olvidar las grandes películas de Sara García o Libertad Lamarque como ejemplo de grandes madres abnegadas que lo dieron todo a cambio del bienestar de sus hijos. Y es que de eso se trata el ser madre… ¿O no?

En la actualidad se sabe que para ser una buena madre hay que cumplir algunas funciones importantes para que el infante se desarrolle de la forma más sana posible.

Partiendo de estas funciones quiero mencionarte algunos contra ejemplos que se pueden ver en algunas películas donde las progenitoras podrían ser la antítesis de la “buena madre”. Empezamos al revés, del tercer al primer lugar porque están basados en la gravedad de lo dañados que resultaron sus hijos:

El tercer lugar se lo lleva Doña Gracia Cataño, en “Una familia de tantas” (México, 1948). Dirigida por Alejandro Galindo y protagonizada por el gran Fernando Soler y David Silva.

En esta película vemos a Doña Gracia que es la representante del estilo del maternaje de aquella época, se muestra como una mujer deslavada, deficiente y sometida a lo que diga su esposo quien toma todas las decisiones de su familia, propiciando una dependencia de actuar y pensar.

Don Rodrigo es un hombre bien intencionado pero incapaz de ver las necesidades de sus hijos que se rige por lo que él supone es lo correcto. Doña Gracia no funciona como vehículo para que sus hijos vayan desarrollando sus propias personalidades y cometan errores de los que puedan aprender.

Otro ejemplo de madres sometidas es el “El castillo de la pureza” (1973). Todavía en la actualidad podemos encontrar algunas madres y mujeres sometidas al varón.

El segundo lugar se lo lleva Mary, la madre de Clareece Precious Jones. Es la película “Preciosa” (2009).

Mary es una mujer que aunque no lo dice, se entiende que su prioridad es retener al esposo a cualquier precio y por esto permite que su hija de tres años sea abusada por el mismo. Mary ofende, agrede y denigra a su hija como una forma de descargar su odio hacia ella por haber sido “la elegida del hombre”, muy al contrario de lo que se supone debe hacer una madre con su hija. Preciosa no entiende el porqué del comportamiento de su madre y se mira imperfecta, con cero autoestima, aun así logra encontrar como motivo de vida a sus hijos, producto de las violaciones de su padre. Es interesante ver como alguien que fue sometida a tantas agresiones, continúe con ganas de vivir, todo por la idea de sacar a sus hijos adelante y que ellos no padezcan lo mismo. Podríamos hipotetizar que Clarisse no se encuentra “tan dañada” gracias a la abuela y la maestra, que fungieron como madres sustitutas, quienes ayudan a que la adolescente tenga recursos psíquicos para no perder la cordura.

El primer lugar, quien a mi parecer es para Eva Khatchadourian, la mamá de Kevin en “Tenemos que hablar de Kevin” (2011).

En esta cinta vemos a una madre y a un hijo que fue-ron incapaces de vincularse, de crear un lazo donde ella pudiera entender las necesidades de él. Eva no estaba preparada para ser madre y vive la maternidad como una forma de mutilación de su carrera profesional. Desde este momento ya no puede mirar a su hijo como algo bueno o deseado, por el contrario, lo ve como el que le quitó todo lo bueno que ella tenía. Al no empatizar con Kevin, no logra enseñarle a éste a hacerlo con el mundo, así la personalidad del chico se desarrolla fría y sin sentimientos; el padre al ver que su hijo no recibe mimos por parte de su esposa, premia todas las conductas del niño, nunca lo li-mita ni castiga, y esto da como resultado un sociópata. No lo castigan por matar a una mascota, por herir a su hermana, por retar a sus padres, entonces quiere decir que puede hacer lo que quiera hasta llegar a matar a otros.

Existen peores madres en el mundo del cine como la de Norman Bates en “Psicosis” (1960) o como la película “Mamita querida” (1981) que muestra la cruel relación de Joan Crawford y su hija; pero las 3 que mencioné anteriormente tienen su porqué en que son mujeres relativamente normales, sin patologías graves, que la maternidad no se les dio y terminaron haciendo daño a sus hijos en menor o mayor grado.

¿Y tú, a quiénes agregarías?

#madresenelcine

32 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.