Conserva tu memoria funcionando


Si has ido perdiendo tu capacidad de concentración y tu memoria, probablemente se deba a la “fatiga mental”… Si a veces sufres de olvidos o distracción, puedes ser que formes parte del número de personas que no aprovechamos el potencial que tenemos. O en el peor de los casos, de la triste estadística que plantea que existen 4 millones de personas actualmente sufren de pérdida de memoria relacionada con la edad.

Y es que….

A partir de los 30´s comienza a haber cierto grado de deterioro cognitivo, esto se manifiesta con olvidos frecuentes como: ¿a donde iba? ¿qué estaba buscando?, ¿a quien tenía que llamar? ¿cuál era el número de mi tía? ¿Donde dejé las llaves? ¿En qué lugar dejamos el auto? Estas “dudas” o confusión mental también se encuentra relacionada con con el estrés, la distractibilidad, el mal manejo de las situaciones cotidianas y también puede deberse a un acelerado deterioro de las habilidades cognitivas ocasionado principalmente por nuestros hábitos.

Los neurocientíficos se han enfocado en estudiar las razones por las que comienza a perderse la memoria, sobre todo a corto plazo, y han llegado a la conclusión de que esto tiene que ver con la REDUCCIÓN DE CONEXIONES ENTRE NEURONAS.

La falta de uso a nivel neurológico provoca que se vayan atrofiando dichas funciones, así como sucede con los músculos, tendones o cualquier parte de nuestro cuerpo que no sea usada; va perdiendo su capacidad de reacción.

En el caso de los músculos se recomienda hacer ejercicio al menos 30 minutos al día para mantenerlos en buen estado. El cerebro no es diferente, también hay que mantenerlo activo para conservarlo en buen estado y trabajando al máximo.

Las conexiones neuronales al no ser usadas con frecuencia, se van atrofiando y se reduce la capacidad para ingresar nuevos datos, por lo cual es importante ejercitar la memoria.

Se ha reconocido que al activar la mente y usar las conexiones con frecuencia, se producen ciertas moléculas que son secretadas por la neuronas que son llamadas neurotrofinas. Esas moléculas sirven como alimento a las neuronas para mantenerlas sanas y favorecer la sinápsis (interconexión entre neuronas).

A mayor actividad cerebral, mayor cantidad de esas moléculas y hay mejores habilidades cognitivas, ya que se mejora la plasticidad neuronal, se conserva en mejor estado la memoria, funcionan mejor los neurotransmisores y neuropéptidos, de manera que las neuronas se encuentran protegidas.

En palabras sencillas, podemos decir que un camino del cerebro cuando no es usado, se va atrofiando haciendo más difícil que los componentes del sistema nervioso funcionen de manera correcta. La buena noticia es que el deterioro mental es evitable y las habilidades de memoria e intelectuales son mejorables a cualquier edad.

Investigaciones recientes demuestran que personas sanas, bien alimentadas y activas, muestran menores signos de deterioro.

¿Qué puedes hacer para evitar deterioro?

Los Institutos de neurobiología por sus estudios han encontrado el beneficio de las siguientes técnicas:

  • Retomar actividades de la infancia: como, como la actividad exploratoria que realizan los pequeños con todos los sentidos. Usar la boca, las manos, los ojos, la nariz, los oídos. ¡Se trata de volver a usar todos los sentidos!

  • Salir de la rutina: ya que cuando actuamos rutinariamente funcionamos en automático y vamos siempre por los mismos caminos.

  • Realizar actividades con los ojos cerrados: como localizar algo dentro de un cajón, oler frutas y reconocer qué son, encontrar la llave de la regadera sin mirar, buscar el jabón sin verlo, reconocer texturas de objetos etc.

  • Usar la mano no dominante: para comer, peinarte, lavarte los dientes.

  • Leer en voz alta: ya que se activan otros canales que no usamos.

  • Adquirir habilidades nuevas: como tejer, aprender otro idioma, armar coches, juegos de destreza, sin importar la edad que se tenga!

  • Hacer ejercicio: siempre es benéfico, y también para tu memoria. Además favorece el manejo de estrés. El estrés genera altos niveles de cortisol que provoca que las dendritas se “marchiten” con lo cual las habilidades cognitivas se van deteriorando.

  • Llevar una alimentación adecuada: favorece el funcionamiento mental y la memoria. El complejo B y especialmente colina, B1, B5, B6 y B12. La vitamina C actúa apoyando las funciones de las B´s. La lecitina de soya, nutriente esencial que favorece la memoria a Corto plazo, además de otras funciones mentales. El Zinc evita el deterioro, junto con la vitamina E.

Llevar una dieta balanceada es básico para contar con una buena salud, evitar alimentos chatarra y excesos de azúcares o grasas también mantendrá nuestro cerebro en mejores condiciones para su adecuado funcionamiento.

CONTACTO

Nelly Canseco

ncanseco@excelenciapersonal.org.mx

#conservarmemoria #alimentaciónparaelcerebro #nellycanseco

74 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.