La CIENCIA de la FELICIDAD 12 cienti-tips para ser más feliz


¿Qué nos hace ser felices?

¿Se puede ser más feliz?

La respuesta es “SI”.

Sonja Lyubormirsky profesora de la Universidad de California en Riverside y licenciada en psicología por la universidad de Harvard, doctorada en psicología social por la Universidad de Stanford en su libro “La Ciencia de la felicidad” recopila datos empíricos encontrados en su laboratorio durante sus más de veinte años de experiencia.

Ella como investigadora en el tema ha estudiado mucho las diferencias de las personas felices y no felices, es una especialista que basa sus investigaciones en sus trabajos científicos, en la psicología positiva y sobre todo en el estudio de las fortalezas y bondades del ser humano.

Según su investigación, ella hace hincapié en 12 consejos sobre cómo ser más feliz.

  1. Expresar gratitud. la gratitud es “un sentimiento de asombro, agradecimiento y apreciación por la vida”. Pensar con gratitud nos ayuda a saborear las experiencias positivas de la vida, a reforzar la autoestima y el amor propio, y a afrontar el estrés y el trauma. Así, para practicar la gratitud la autora nos propone llevar un diario de gratitud o expresar la gratitud directamente en persona.

  2. Cultivar el optimismo. Se refiere a hacer el intento por interpretar el mundo desde una perspectiva más positiva y una de las actividades que propone es llevar “el diario del mejor yo posible”, que consiste en visualizar tu futuro en el que todo salió como querías, has hecho lo mejor posible, te has esforzado y has alcanzado tus objetivos. La actividad se refiere a describir por escrito lo que te imaginas, así como hacer una lista de actividades que vas a hacer para lograr que ese futuro que imaginas llegue a concretarse.

  3. Evitar pensar demasiado. Pensar demasiado es darle muchas vueltas a las cosas de forma innecesaria y excesiva, al sentido, las causas y las consecuencias de tu carácter, tus sentimientos y tus problemas. Caemos en el fatalismo, en los pensamientos negativos y síntomas depresivos y al final no resolvemos nada.

  4. Practicar la amabilidad. Los estudios de Sonja Lyubomirsky señalan que ser generosos y atentos con los demás, un solo día a la semana, hizo felices a las personas, es decir, experimentaron un incremento de su felicidad.

  5. Cuidar las relaciones sociales. Dedicar tiempo, comunicarse, manifestar apoyo y lealtad, y abrazarse, son algunas de las actividades que han demostrado eficacia para incrementar los niveles de felicidad.

  6. Desarrollar estrategias para afrontar. Afrontar es lo que hacemos para aliviar el dolor o el estrés provocados por un acontecimiento negativo. Entre las actividades propuestas está encontrar sentido al sufrimiento mediante la escritura expresiva, ver el lado positivo del trauma mediante la escritura o la conversación, o afrontar el problema a través de cuestionar los pensamientos pesimistas.

  7. Aprender a perdonar. Los estudios indican que las personas a las que se les animaba a perdonar manifestaban una disminución de sus emociones negativas y un aumento de su autoestima y su esperanza. La autora nos presenta varios ejercicios para aprender a perdonar, como apreciar ser perdonado, imaginar el perdón, escribir una carta de perdón, ser más empáticos o atribuir cierta bondad o generosidad a la persona que nos ofendió.

  8. Fluir más. No estancarse, concentrarse en el presente, dejar a un lado las preocupaciones y de alguna manera todo se organiza.

  9. Saborear las alegrías de la vida. Actividades como saborear las experiencias comunes, disfrutar y rememorar con familiares y amigos, festejar las buenas noticias o permanecer abierto a la belleza y la excelencia, permiten incrementar nuestra felicidad.

  10. Comprometerse con los objetivos. Elegir bien los propios objetivos es sumamente importante: que tengan que ver con nuestros propios intereses, que sean propios, que sean flexibles, que puedan ser descompuestos en pasos sucesivamente alcanzables, o que estén en armonía con otros objetivos personales, son algunas de las características que han de tener nuestros objetivos para que nos comprometamos y nos esforcemos con pasión.

  11. Practicar la religión y la espiritualidad. Buscar sentido a la vida, orar o saber encontrar lo sagrado en la vida corriente son algunas de las actividades mediante las cuales el cultivo de la religión o la espiritualidad puede hacernos más felices.

  12. Ocuparse del cuerpo. En esta actividad final, Lyubomirsky nos subraya la importancia de la actividad física, y de actuar como una persona feliz, es decir, reír, sonreír, para incrementar nuestra felicidad.

#serfeliz #felicidad

48 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.