Aculco: pueblo de magia y ensueño


En este Pueblo Mágico del Estado de México, podrás disfrutar del clima templado y un entorno tranquilidad, ideal para quien busca relajación y descanso.

Enmarcado en el Estado de México y rodeado de cascadas y peñas se encuentra Aculco, que para muchos es uno de los lugares más bellos del altiplano central. Este pueblo mágico nos conduce al ensueño y la historia a través de sus calles empedradas que conservan la tradición y cultura de los otomíes, sus plazas con aroma a queso de rancho y la exquisita gastronomía local, así como sus callejones coloniales que contrastan con las blancas paredes de casi todo el pueblo y que nos llenan la vista y el alma con su resplandeciente destello.

Es posible iniciar el recorrido con la idea de relajarse y disfrutar de la plaza central y las calles aledañas, maravillándonos con la presencia de los otomíes y su vestimenta sencilla y simbólica, así como sus tradicionales celebraciones “moshte” que representan la ayuda divina durante la cosecha, festejos de familiares o un velorio, además del trueque y la celebración del día de muertos.

En contraste con la belleza histórica, encontramos el Santuario del Señor de Nenthé, con su arquitectura moderna en donde la veneración es para “El Señor del Agua”, de quien se dice es muy milagroso, ya que al incendiarse el viejo templo, los pobladores angustiados buscaron esta imagen y cuál sería su sorpresa al encontrarla intacta al pie de una encina y de ella nació un manantial; por lo que, en época de sequía los pobladores sacan la imagen en procesión y rezan pidiendo lluvia y bendiciones.

Otros de los grandes atractivos de Aculco son: el Balneario Municipal que cuenta con una alberca olímpica y durante las vacaciones se encuentra rodeado de puestos que ofrecen suculenta comida típica, venta de artesanías y espectáculos diversos para el entretenimiento general. Además, está la Presa Ñadó con sus paisajes de enorme belleza que culminan en el sistema montañoso llamado Cerro de Ñadó y por lo cual la presa recibe este nombre. Aquí se puede realizar pesca deportiva, paseos a caballo, campismo o simplemente disfrutar de un tranquilo día de campo en compañía de quienes amamos. Como si esto fuera poco, las cascadas La Concepción y Tixhiñú a 10 y 7 kms. respectivamente de la cabecera municipal embellecen el paisaje al correr sobre una calzada de columnas basálticas, y en el verano su caudal en caída de hasta 25 y 15 metros resulta, por decir lo menos, espectacular. Los deportistas extremos encuentran aquí un lugar ideal para el rappel, lo que hace la delicia de grandes y chicos al disfrutar no solo de estas bellezas naturales, sino también del ambiente alegre, cálido y festivo que rodea a Aculco con esa nostalgia propia del encanto histórico.

Fiestas y Celebraciones

19 de febrero: Se festeja la fundación del municipio y se realiza una ceremonia alusiva al día.

Marzo – abril:

Una de las tradiciones más arraigadas en el municipio es la representación escénica de la Semana Mayor, iniciando el Jueves Santo. Las celebraciones son en honor al Señor Nenthé.

17 de septiembre: Es el Día de la Fraternidad Aculquense, tradición con una antigüedad mayor a cien años. Se reúnen las familias de Aculco para convivir en un día de campo. Se llevan a cabo carreras de caballo en el lugar denominado El Carril de la comunidad de Cofradía.

30 de septiembre: Se festeja al Santo Patrono San Jerónimo, a quien celebran con gran algarabía y danzas de santiagueros y concheros, hay ferias regionales, en las que se exponen distintos productos alimenticios, elaborados por los propios habitantes.

¿Cómo llegar?

De Toluca: Tomar la autopista 55 con dirección a Querétaro; en Atlacomulco, continuar por la carretera federal 55, unos kilómetros después de Acambay, está Aculco.

De la Ciudad de México: Tomar el periférico norte y continuar por la autopista 57 México - Querétaro, en el kilómetro 115 está la desviación a El Rosal y Arroyo Zarco, Aculco se encuentra a 15 kilómetros de la autopista.

De Querétaro: Salir por el boulevard Bernardo Quintana hacia San Juan del Río, en Palmillas tomar la carretera 55 hasta llegar a Aculco.

¿Qué comer?

Los platillos tradicionales son la barbacoa, el mole poblano, las carnitas y en temporadas, los escamoles. Dulces como los jamoncillos o los ricos panes provenientes de su panadería artesanal. Diversidad de productos lácteos: quesos, cremas, mantequillas y dulces de leche que las tiendas locales venden.


16 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.