La jacaranda, un árbol extranjero muy mexicano.


Con la llegada de la primavera, en la ciudad florecen cientos de jacarandas, árboles de grandes y anchos troncos que adornan camellones, banquetas y jardines. Pero sabías que la jacaranda no es oriunda de México. Apenas tiene aproximadamente un siglo de haber llegado a la ciudad y su historia según el libro Árboles de la ciudad de México (UAM, 2011), la jacaranda llegó a nuestro país procedente de Manaus, Brasil, a través del puerto de Veracruz –primer lugar del país donde pintaron el paisaje. En el caso de la Ciudad de México entre los primeros lugares arropados por jacarandas fue un largo tramo de la avenida Insurgentes, así como los parques España y México, en la colonia Condesa. La idea de importar el árbol fue de uno de los primeros migrantes japoneses: Tatsugoro Matsumoto, quien era un diseñador de jardines.

Cuando Matsumoto llegó a la Ciudad de México, la Colonia Roma se encontraba en su apogeo y era de los barrios más elegantes y el preferido de los nuevos ricos. La mayoría de las casas eran muy grandes y tenían una extensión de jardín en la que surgió la necesidad de tener a alguien encargado de cuidarlos. Matsumoto, sin duda, era el indicado para diseñar y cuidar los jardines de las residencias elegantes de todo el barrio pues más que un jardinero, era como algo semejante a un arquitecto paisajista

Su increíble trabajo comenzó a crearle fama, tanta que llegó a los oídos del presidente Porfirio Díaz, quien le pediría que se hiciera cargo tanto de los arreglos florales de la residencia presidencial, instalada en el Castillo de Chapultepec, como del mismo bosque que rodeaba el enorme castillo.

Al estabilizarse la situación política después del enfrentamiento armado, los Matsumoto recomendaron al presidente Álvaro Obregón (1920-1924) plantar en las principales avenidas de la ciudad de México árboles de jacaranda que Tatsugoro había introducido desde Brasil y había reproducido con éxito en sus viveros. Las condiciones climatológicas eran las adecuadas para que al inicio de la primavera el árbol floreciera, además Tatsugotro consideró que la flor duraría más tiempo que en su lugar natal ante la ausencia de lluvia en la Ciudad de México durante esa temporada.

Matsumoto tuvo visión con el árbol de jacaranda se reprodujo ampliamente en la Ciudad de México, al grado de considerarse flor nativa. Desde entonces podemos disfrutar de la magia de las Jacaranda en los meses de marzo y abril.

Aunque están por toda la ciudad, hay ciertas calles en las cuales puedes disfrutarlas más:

  • Porfirio Díaz / Col del Valle

  • Concepción Béistegui / Col del Valle

  • Riobamba / Col. Lindavista

  • Horacio (y calles aledañas) / Col. Polanco

  • Veracruz / Col. Condesa

  • Parques México y España / Col. Condesa

  • Reforma (a la altura de las Lomas de Chapultepec y calles aledañas)

  • Plazuela de los Arcángeles / Col. San Ángel Inn

  • Jardín junto a la Biblioteca Nacional y la zona norte del Circuito Escolar en Ciudad Universitaria (UNAM)

Fuente: Noticieros Televisa y MX guia insider

#jacarandasenmarzo

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.