Villa del Carbón, tranquilidad y belleza colonial.


Este hermoso pueblo mágico del Estado de México está lleno de bellas calles empedradas y techos de teja roja que nos conducen a su herencia colonial de forma inmediata.

En el pasado, su principal actividad económica fue la extracción del carbón, pero actualmente su recurso más importante es el bosque, el cual rodea la zona con espectaculares montañas y frondosa vegetación, que inundan el ambiente de tranquilidad con aroma de pino acompañado del armonioso e idílico canto de las aves.

Villa del Carbón cuenta con tres presas en las que es posible practicar el ecoturismo, cada una con encanto propio y donde se puede pescar trucha y que la cocinen allí mismo. La Presa del Llano enclavada entre montaña y bosque puede disfrutarse aún más al rentar una lancha y bordearla, también hay cabañas donde hospedarse y chapoteaderos para los más pequeños.

La Presa Benito Juárez está más adaptada para la pesca deportiva, los paseos a caballo y la renta de cuatrimotos para sentir la adrenalina.

Por último, e históricamente más importante, la Presa Taxhimay que cuenta todavía con población otomí y debajo de sus aguas reposan las ruinas del otrora pueblo San Luis de las Peras o San Luis Taxhimay que fue inundado en 1931 para construir la presa; indudablemente, un paseo en lancha, kayak o acuabici es lo más recomendable para acercarse a la estructura del viejo campanario y revivir el ensueño y nostalgia del pa-sado que se levanta altivo en medio del agua.

Los sitios históricos relevantes de Villa del Carbón inician en su centro o corazón, donde se encuentra la Plaza Hidalgo y la Iglesia de la Virgen de la Peña de Francia, construida durante más de cuarenta año en el siglo XVIII y bajo los preceptos del estilo románico, se le llama así porque fue el hogar de la virgen traída de Salamanca; la Casa de Cultura en la que hay un pequeño museo con piezas arqueológicas de la región; el parque y teatro al aire libre, y no menos importante, el mercado de artesanías, donde es posible encontrar el objeto artesanal por excelencia: el botín charro, ya que Villa del Carbón se considera su capital mundial, con más de cien años de tradición e historia. Los botines se realizan a mano y a la medida, así que el trazo, diseño, corte, montura y pegado obedecen los parámetros de la Federación Mexicana de Charrería. También es posible encontrar artículos de piel de excelente calidad como son: chalecos, chamarras, cinturones, llaveros y hasta sillas de montar.

En la gastronomía local destaca la deliciosa barbacoa de carnero, el pan casero que puede comprarse alrededor de la plaza con las mujeres que lo hacen, el licor de frutas para el frío y el rompope de distintos sabores para consentir a nuestro paladar.

¿Quieres conocerlo? Pura Vida Cultural te lleva.

Recorridos culturales y gastronómicos www.puravidacultural.mx

Facebook:/DraElisaGonzalez 55 3675 6059

#pueblosdefindesemana

15 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.