Educar con género, mayor inclusión de la mujer en la vida pública


Cuando uno encuentra en la espera de un hijo, siempre aparecen expectativas, algunas de ellas pueden ser por ejemplo si se parecerá al padre o a la madre, o cuál será el color de sus ojos y cuando nace las expectativas van en aumento. ¿Llegará a ser exitoso?, o si ¿continuará con el negocio familiar?, ¿se casará con un buen hombre?

Se ha visto que si ponen en los cuneros a dos bebes de tamaño similar y de actividad física parecida con la única diferencia de su sexo y se les pregunta a varios participantes, éstos, no importa si son hombres o mujeres, dirán que la niña es menos activa y más pequeña y que el niño es más grande y activo y hasta le pondrán el adjetivo a la niña de “tierna” y al niño de “audaz”; podemos ver desde este momento como el género ya está marcando una diferencia en la forma en cómo van a ser educados.

El género es algo cultural que se enseña, primero por medio de los padres y posteriormente por la sociedad. Jean-Jacques Rousseau, pensador Suizo (1712), que promulgaba la igualdad de los seres humanos, llegó a postular que la educación de los hombres y las mujeres deberían ser diferentes, la de ellos, los varones, deberían ser educados en la libertad, propiciar la creatividad y la espontaneidad, mientras a las mujeres se les debería educar en la entrega a los demás y la sumisión. 1712 queda ya muy lejano de nuestra época pero las ideas antes postuladas no.

En la actualidad todavía se ven estas ideas aplicadas en nuestra forma actuar, ¿cuántas veces no escuchamos a mujeres quejándose de que no ejercieron su carrera por dedicarse al hogar? La sociedad pide que para que un individuo pueda dedicarse a la vida pública necesita de una persona que le satisfaga sus necesidades domésticas y por lo general ésta es una mujer. En la actualidad el conservar un modelo de educación como el de 1712 ya no es funcional, porque las necesidades presentes exigen una mayor inclusión de la mujer en la vida pública.

En la película “Tootsie” de 1982, Dustin Hoffman interpreta a un hombre que por necesidad de encontrar trabajo se personifica de mujer, vamos viendo a lo largo de la película cómo él exige derechos “feministas” y que en realidad solo son los derechos que un varón siempre ha tenido.

¿Cómo podemos educar a los niños de esta época?

  • Lo primero deriva en aceptar y ver a nuestros hijos como son y no como quisiéramos que ellos fueran. Esto nos llevará a descubrir sus capacidades para posteriormente fortalecerlas.

  • Enseñarles a tomar decisiones y que aprendan que equivocarse no es malo, que tienen la capacidad de levantarse y aprender, esto los convertirá en personas más seguras y entenderán que son constructores de su destino, para no dejarlo en las manos de otros.

  • Es importante también que se les desarrolle la iniciativa y las ganas de saber, entre más herramientas tengan para el futuro más opciones tendrán para moverse.

  • La equidad se aprende desde la casa en donde todos procuran el bienestar de la familia compartiendo responsabilidades y derechos.

Éstas son unas sugerencias sencillas para educar tanto a las niñas como los niños, propiciando la “equidad” de género y que a la larga llevará a una sociedad más incluyente y menos inconforme, en caso de que nosotros sintamos que necesitamos ayuda para romper con un molde en el cual crecimos pero con el que no estamos de acuerdo, es buena idea pedir ayuda a una especialista, que nos ayudará a sentirnos congruentes y felices con nosotros mismos para así trasmitírselo a nuestros seres más amados, nuestros hij@s.


16 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.