Marilú Vilchis y Vifac ocupadas por el bienestar de mujeres embarazadas


Fundadora de VIFAC, el sueño nace cuando ejerce la enfermería y se percata de la problemática de la mujer embarazada y del niño abandonado. Marilú Mariscal de Vilchis abrió la primera casa en Ciudad Satélite, en el Estado de México, para atender y proteger a las mujeres embarazadas y sus hijos.

¿Cómo comenzó esta gran labor?

Aunque fue hace más de 30 años, la historia se repite, somos el segundo país a nivel mundial con embarazos en adolescentes y el primero de niños abandonados. Antes abandonaban a los niños en las iglesias, ahora se abandonan en los basureros, en orfanatos; hay niños abandonados en las casas porque los padres tienen que salir a trabajar y los cuidan otros familiares o vecinos, o se queda atados a la tecnología. Queremos que esos niños sean felices. Perdemos la calidez de la familia, del apapacho, la comunicación está rota.

¿Cómo nace tu vocación de ayudar?

Hay niños que viven en coladera, al ver eso, siento una gran necesidad de dar y hacer feliz a la gente. He recibido tanto que todo esto lo tengo que retribuir de alguna manera. La semilla comenzó siendo niña, mis padres pertenecían al movimiento familiar cristiano y nos llevaban de misiones a Hidalgo. Allí podía ver la gran distancia entre una casa y otra, algunas hechas de pencas de maguey y con piso de tierra. Ves la vida de ellos cuando los hombres se van, la mujer se queda, no puede sembrar porque la tierra es muy árida, de las pencas sacan el hilo para hacer los ayates, y como no hay mucha agua en esa zona, se toma aguamiel y por eso por la tarde ya andan "tomaditos". No tienen zapatos pero es gente buena que se ayudan unos a otros, allí ves la calidad de ser humano y de allí aprendí. Además en el colegio nos llevaban a la maternidad Amparo, todo esto desde niña fue conformando en mí una sensibilidad por dar y ayudar a los demás.

¿Qué es lo que más quieres que suceda en VIFAC?

Lo que yo quiero es que se acerquen a VIFAC más embarazadas para que no aborten, cada día hay más clínicas de aborto.

VIFAC no es una agencia de adopciones, nos interesa el bien del menor y de la mujer embarazada.

En 31 años de VIFAC tiene un total de 681,695 beneficiarios, ardua tarea que significa 194,377 mujeres orientadas; 28,663 mujeres atendidas en casas hogar VIFAC; 5,047 menores acompañando a sus madres; 14,607 nacimientos atendidos; 4,248 bebes integrados a una familia adoptiva; 425,059 personas que recibieron pláticas de prevención; 21,135,600 comidas servidas; 3,282,000 biberones preparados; 57,326 ecosonografías; 114,652 exámenes de laboratorio.

¿No crees que los medios de comunicación hemos pecado de omisión para promover esta labor y de las instituciones?

Tristemente los medio en lugar de dar valores positivos, cada vez son más amarillistas. Necesitamos medios que acerquen a la gente a Dios, en forma recta, no para obtener beneficios económicos, sin una doble intención sino realmente para ayudar más.

¿Cómo has logrado que VIFAC tenga presencia en toda la república?

Muy fácil, yo escribo vaca con la "b" grande y me acerco a la gente que la escribe con "v", ósea, gente muy capaz que hay por toda la república, ellos son quienes lo hacen, si yo te mencionara cada persona que colabora con nosotros no terminaría. Cada una es muy brillante, no necesariamente con recursos, sino que están cerca de Dios y eso es lo que nos interesa, que tengan una virtud del orden y saquen provecho del tiempo. Cada minuto vale para poder lograr las cosas.

¿Cuál es la diferencia entre ser un papá biológico o adoptivo?

NINGUNA. Ser cualquiera de los dos es exactamente lo mismo, lo que sucede es que en México no hay una cultura de adopción y cuesta mucho trabajo entender que es lo mismo ser biológico o adoptivo. Por otro lado las leyes complican el tema y se dan muchos abusos, cuesta trabajo la cultura de adopción.

¿Cuál es la satisfacción más grande que te ha dado VIFAC?

Cuando llegan muchachos o señoras y te dicen: "soy niño VIFAC" con bigotes y barba, verlo feliz, es cuando veo las 3 "Ps" PRESENCIA DE DIOS, PRESTIGIO Y PERMANENCIA.

¿Cuál es tu visión?

Que haya paz y presencia de Dios en el matrimonio y la familia para educar bien al niño, que le enseñen valores, así si llega a ser gobernante ese niño, será un buen gobernante con valores, si lleva un negocio también lo llevará con valores.

Hay que dar el si a la presencia de Dios. San José María Escrivá de Balaguer lo decía: hay que hacer un trabajo bien hecho. Nos interesa la dignidad de la persona, no somos nadie para decidir por ellas, les damos a escoger para que tengan la seguridad en sus elecciones y que cuando salga de VIFAC sea feliz lo mejor que pueda y lo mismo para su hijo.

Si conoces a alguien que necesite de VIFAC dile que se comunique a su línea gratuita 01 800 36 22 207 y por redes sociales Facebook o Twitter o en su página www.vifac.org

Marilú Mariscal de Vilchis es una mujer extraordinaria de México para el mundo.

#VIFAC #embarazosnoplaneadoscdmx

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.