Cómo identificar un niño hostil y enojón


Llamó mi atención y más bien me preocupé, cuando me enteré que aproximadamente nueve millones de menores en nuestro país padecen algún tipo de problema de comportamiento hasta llegar a ser excesivamente hostiles y enojones.

Mayor fue mi sorpresa al saber que estas conductas extremas están diagnosticadas hace muchos años con el nombre de “Trastorno Desafiante Oposicionista” (TDO) y que en los últimos años han llamado la atención de terapeutas infantiles por el incremento que están presentando.

¿En qué consiste el TDO o también llamado TND (Trastorno negativista desafiante)?

Los niños al cumplir los dos o tres años suelen mostrar un comportamiento caracterizado por su terquedad, oposición a los padres y maestros, que suele ser más evidente en la adolescencia. Esto es algo normal en niños de esta edad: sin embargo, cuando estos síntomas se hacen más frecuentes, repetitivos y se convierten en un comportamiento agresivo hacia los demás, influyendo en su vida escolar, social y académica, se convierten en un trastorno de la conducta.

Este se caracteriza, por lo tanto, por un enfrentamiento continuo con los adultos y con todas aquellas personas que tengan algún rasgo de autoridad, en especial dentro de la familia y de la escuela. Como se dijo, suele aparecer en el niño entre los dos y tres años, como una manifestación de oposición y desafío, aunque será a partir de los siete años cuando se manifieste el trastorno como tal.

Seguramente es común que escuches que tu hijo diga: ¿Y por qué te voy a hacer caso?”, “¿por qué tengo que levantar mi cuarto?”, “¡no lo voy a hacer! O “dile a mi hermano que ¡él lo haga!”; esto es normal, sin embargo hay signos que expresan la existencia de un problema serio.

Para saber si tu hijo o hija lo presenta , te comparto los criterios de diagnóstico que establece el DSM-IV TR de Medicina (Manual de Diagnóstico en Psiquiatría), los cuales deben manifestarse por lo menos seis meses, realizando cuatro o más de los siguientes comportamientos:

Como papás, en primer lugar debemos de aceptar que nuestro hijo no sólo es un poco berrinchudo o consentido, sino que realmente tiene un problema que requiere atención inmediata.

Como podemos observar, varias de estas acciones tienen que ver con situaciones en las cuales como mamás somos demasiado consentidoras y permisivas, ya sea por evitar conflictos, o bien por estar estresadas, o simplemente demasiado cansadas

Pero pensemos que si de pequeños son enojones y hostiles ¿Qué les espera cuando sean mayores? Estos niños se convierten muy pronto en adolescentes y adultos que no pueden relacionarse con los demás, que fácilmente caen en alguna adicción principalmente el alcohol y las drogas; presentan embarazos prematuros, autoestima baja, tendencia a la depresión y una muy escasa tolerancia a la frustración.

¿Queremos que nuestros hijos se conviertan en este tipo de adultos? Es momento de establecer límites, de educar con disciplina, que además no se opone a educar con amor. No permitamos que trastornos como el TDO dominen la vida de nuestros hijos y de nuestra familia.

A un grupo de papás de adolescentes con TDO, les preguntaron qué aconsejarían a padres de niños menores y simplemente contestaron: “detectarlo oportunamente”.

SOLUCIONES PARA EL TDO

Russell A. Barkley sugiere algunas acciones a los padres como parte de su programa “Defiant Children”. Estas son:

  • Las consecuencias deben ser inmediatas.

  • No esperar que repita una mala conducta para dar una respuesta.

  • Atender a las conductas positivas para dar un refuerzo inmediato.

  • Cuanto más inmediata sea la consecuencia de una conducta, más eficacia tendrá como intervención que favorece el control.

  • Las consecuencias deben ser específicas.

  • Tanto el premio como el castigo deben estar dirigidos a una conducta específica, nunca a aspectos generales.

  • El castigo deber ser proporcionado a la transgresión, no al grado de impaciencia o frustración que haya generado en los padres.

  • Las consecuencias deben ser constantes.

  • Independientemente del entorno, la consecuencia deber ser la misma.

  • Si una conducta se ha considerado intolerable un día, también debe recibir la misma consideración otro día.

Tanto el padre como la madre deben dar la misma respuesta.

www.lucialegorreta.com / http://cefim.org.mx

#trastornosenniños #comportamientoshostilesenniños #lucialegorreta

84 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.