Jon Carlo, de prisión a cantarle a Dios


Su música refleja un encuentro personal con Cristo, pero no siempre su vida fue así, un tiempo estuvo en prisión.

¿Cómo transformó su vida?

SU TESTIMONIO

¿Es cierto que cuando eras adolescente estuviste en prisión?

Si, mi vida fue un poco desordenada. Desde los trece años me vi envuelto en la venta de drogas, fui a la cárcel a los dieciséis años por acuchillar a otro joven en la escuela.

Los jóvenes siempre han tenido esas etapas de rebeldía entre los 13 y los 18 años. Creo que es la edad en la que uno tiende a pensar que uno todo lo puede y todo lo sabe, y que los padres no importan y sólo importa uno.

Yo viví unos años difíciles. En ese tiempo yo disfrutaba lo que hacía, el pecado es así, te sientes bien cuando lo estás haciendo, pero yo creo que Dios llega en el tiempo en que es debido y en el tiempo que decides abrir el corazón, él tiene las bendiciones para ti. Eso ocurrió tres años después de vivir un tiempo desagradable y aquí estoy sirviéndole y dándole al pueblo de Dios lo que el me ha dado a mi y es más lo que recibo.

¿Cómo fue que cambiaste el rumbo de tu vida?

Yo creo que el ver sufrir a mis padres me hizo cambiar. Acepté la invitación de mi padre para ir a un retiro, después de que él mismo había ido. Acepté porque lo vi sufriendo muchísimo por todo lo que yo había hecho.

Recuerdo que fue en el año 1993, en el Centro Católico Carismático. Llegué ese día al retiro y Dios tuvo misericordia de mi, me abrió los brazos diciéndome, “no me interesa lo que hiciste antes, me interesa lo que harás de hoy en adelante.” Fue hermoso, porque en ese momento sentí que alguien me estaba amando no por lo que yo tenía, sino por el corazón que el había puesto en mi, que era un corazón nuevo. Veinticuatro años han pasado desde que yo me entregué a Dios, no me arrepiento, porque he sido bendición para muchos y muchos han sido bendición para mí, es lo importante, que nos demos cuenta que fuimos llamados para ser bendición, cuando tengamos eso entendido tendremos un mejor México.

¿Cómo fue que decidiste cantarle a Dios?

En el año 1993, en aquél retiro; cuando tuve el encuentro personal con Dios. Él me enamoró a través de su Espíritu Santo, a través de la música, porque yo canté en el coro de ese retiro, fue ahí donde comencé a servirle.

En el año 1995 comencé a tocar las percusiones y la guitarra y en 1998 grabé mi primer disco.

SU MÚSICA

Años después de haberse formado en la Palabra, fue inspirado por el Espíritu Santo a formar lo que sería el Primer Ministerio de Alabanza y Adoración Juvenil de la ciudad de Nueva York, que llevó por nombre “Unción Juvenil”, comenzando lo que es hoy la nueva generación de adoradores de esta ciudad.

¿Por qué le cantas a Dios?

En realidad le canto a la vida y Jesús es vida. He descubierto que no sólo debo cantar canciones de adoración, sino debo cantarle a los valores y a la familia como lo estoy haciendo también, y lo de adorador siempre va a estar en mi.

¿Cuál es tu canción preferida?

De las que yo he compuesto es “La mano de Dios”, creo que es la canción que me lleva más a la oración.

¿Me puedes compartir alguna experiencia que recuerdes con alguna de tus canciones?

“Le escribí una canción a una muchacha que se quería quitar la vida porque su novio la había abandonado, la dejó embarazada y ella creía que no servía para nada sin él, le dije: ¡qué importa!, quizá esa persona sólo te iba a pisotear, sin embargo Dios siempre te va a apapachar y te va a decir, hija mía, aquí estoy para ti. Ya no llores más por nadie, más bien sonríe, que Dios te ama, en ella me inspiré para escribir: “Te equivocas”.

#JonCarlo #cantantecristiano

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.