Pensamiento positivo


PENSAMIENTO POSITIVO

La base de una actitud optimista

El pensamiento positivo es una de los conceptos que lo hemos escuchado, leído hablado de diversas posturas, que puede ir desde una visión de superación personal como de una visión de la psicología científica.

Cuando hablamos de pensamiento nos referimos como la capacidad que tienen las personas de formar ideas (a través de imágenes y palabras) las cuales representan la realidad. Por lo tanto aunque, según la Psicología Cognitiva existen diversos tipos de pensamiento nos enfocaremos en un tipo de pensamiento que ha sido objeto de estudio dentro de la psicología académica y la neurología y es el pensamiento positivo que da pauta y sustento al Optimismo.

Según la definición “positivo” es aquello que es bueno, efectivo o útil. Viene vocablo latín “positivus”. Se utiliza como adjetivo con diversos usos de acuerdo al contexto. Puede tratarse, por ejemplo, de algo que resulta afirmativo e inequívoco. Que indica la presencia o la existencia de una cosa y no la falta de ella. Que es útil, práctico o favorable. Por otro lado, la palabra optimismo viene del vocablo latín “optimus”, que con su raíz “op-“otorga un significado etimológico de recurso, riqueza y fuerza.

El pensamiento positivo potencia cierto tipo de emociones, llamadas “positivas” nombre acuñado por la Dra. Fredrickson, las cuáles son: alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, diversión, inspiración, asombro y amor. En palabras del Psic. Antonio Corredera Larios (2007)[i], la Dra. Fredrickson menciona que, “las emociones positivas se vinculan en una ampliación de las posibilidades de la atención, la cognición y la acción, y a una mejora de los recursos físicos, intelectuales y sociales de la persona”. Es decir al tener pensamientos positivos, me generan emociones positivas y estas a su vez reafirman nuevamente esos pensamientos positivos y generan acciones concretas. Por lo tanto al ampliar las posibilidades de acción, mejoramos los recursos físicos. Si aumenta el campo de pensamiento, aumentará indirectamente el de la acción, a través de respuestas más creativas y acciones más variadas.

Gerry Velasco (2014)[ii] lo describe de esta forma: Las emociones negativas (llamadas así por la Dra. Fredrickson), por su función de supervivencia, restringen la visión sobre las acciones que puede llevar a cabo una persona en una situación concreta. Por el contrario, las emociones positivas lo amplían, abriendo el rango de pensamientos y acciones. Por ejemplo, la alegría despierta el interés por el juego y la creatividad. La curiosidad empuja a la exploración y el aprendizaje. La serenidad invita a saborear las circunstancias del presente e integrarlas en una nueva perspectiva de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

Es por ello que la invitación a generar un pensamiento positivo, no sólo es beneficioso a nivel mental, sino que tiene un impacto saludable en nuestro sistema físico y en nuestro actuar, generando así hábitos más constructivos para una vida plena y floreciente.

CONTACTO

www.conexioncreativa.com.mx

[i] http://www.crecimientopositivo.es/teoriafredrikson.html

[ii] https://gerryvelasco.wordpress.com/2014/09/13/las-emociones-positivas-de-barbara-fredrickson/

#pensamientopositivo #JhonatanBarrios #serfeliz #emocionespositivas

35 vistas

Grupo Encuentros /  21 631496  contacto@revistaencuentros.com.mx

Política de Privacidad

2020 © Todos los Derechos Reservados de Grupo Encuentros

Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.